martes, 13 de septiembre de 2016

INVENCIBLE





 ¡Qué melodía tan deliciosa!, ¡qué instrumento el de las nubes y qué musicalidad desprenden las gotas de lluvia que oigo caer sobre la árida tierra! ¡Qué banda sonora tan solemne, cómo surge y se desvanece en el silencio! qué sacralidad......qué quietud y qué desprendimiento.

 ¡Sí, sí, sí a todo! Sí a lo que llaman bueno, sí a lo que llaman malo. Sí al inevitable presente, sí al inexistente pasado, sí al inesperado futuro. Sí a mí misma, sí a lo desconocido, sí al misterio, sí a la suprema ignorancia, sí a la espontaneidad. Sí a la mentira, para poder conocer a la verdad. Sí a la destrucción, dando lugar al nacimiento. Sí al miedo y al terror más monstruosos, porque transmutan en paz cuando digo ¡sí! Sí a la vida, a sus causas y a sus correspondientes consecuencias. Sí a las experiencias que llaman positivas, y a sus hermanas las negativas ¡también les digo sí! Sí a los antónimos, inseparables por naturaleza y sinónimos en esencia. ¡Sí, sí, sí a nada! Sí a lo que es. Yo digo sí.

 ¡Qué perfume para los sentidos exprimir el olor de la hierba recién mojada! y qué alegría yace en el insondable fondo del alma cuando comprendes, que es absolutamente necesaria la sequía, para poder conocer la fertilidad. Que en el hueco de un cuerpo lloroso y sediento, hay un espacio esperando a ser llenado de la verdadera alegría que no tiene opuestos. Y que en la apertura de un pecho rebosante de sonrisas pero deshecho en el dolor, existe una oportunidad de alcanzar el cielo. Un cielo que convive con la felicidad y la infelicidad, pero que sin embargo, está más allá de ellas. ¡Qué salvación! la de aquel que no mueve una sola de sus pestañas, para evocar el poder que surge del amor inalterable. Qué maestro es el que no ha aprendido nada, porque lo ha recordado todo.

 Decir sí cuando quiero decir no, eso me hace ser invencible.







- El Planeta Nibiru (Planeta X) y su recorrido por nuestro Sistema Solar https://honorabledinastia.wordpress.com/2015/03/21/cientificos-de-renombre-presentan-estudios-sobre-planeta-x/



♥ ♥ ♥ 



domingo, 28 de agosto de 2016

VÍNCULO





 ¿De dónde has salido?, ¿eres quién pareces ser?, ¿eres tú? Dime, tú ¿eres él?
 Ahora, en medio de nada, me interrumpes con tu intensidad. Silfo intangible, que te atreves a fijar tu pupila más allá de las mías, a desafiarme con tu humanidad en la superficie de las olas y a embriagarme de ti en nuestra mutua profundidad oceánica. Él y Ella. Dos en Uno. Son atisbos de un placer inalcanzable que nos define, más allá de nuestros cuerpos, sedientos de plenitud. Más allá de nuestras mentes, hambrientas de reconocimiento. Es la culminación del éxtasis, la muerte del hombre y la mujer, el regreso de una diáfana gota de agua a su Fuente Divina. 

 ¿De dónde has salido, mortal?, ¿dónde has estado?, ¿sigues ahí?
 Ya no te recuerdo y sin embargo, forzosamente vives en mí. Presente, estás presente en mí cuando habito en el Ser y trasciendo la forma. Ausente de ti, cuando con el pensamiento, intento alcanzarte; cuando con el sentimiento, pretendo amarte. Eres la imagen de lo que soy. Eres radicalmente distinto a mí. Eres lo que menos esperaba. Eres lo que quiero, perfectamente imperfecto. La encarnación de la mitad que sustenta mi espíritu. Lo que me falta, pero no necesito.

 Vuelve, permanece aquí. Ángel dormido, deja que acaricie tu aura azul. Déjame desvelarte suavemente, para que al entreabrir tus párpados, el cielo no te deslumbre con su fulgor. Ella y él. Uno en Dos.



 



♥ ♥ ♥
 

lunes, 8 de agosto de 2016

DUKKHA





 Es imposible decir no, imposible. Pero a veces, me veo envuelta en una soledad aparentemente tan veraz, que la idea de volver a deambular por el sueño de la necesidad, del egoísmo, de la autocompasión, del pánico o de la cólera, puede resultar hasta <liberador>. Pero es imposible, aunque lo jure y lo perjure desde el miedo más penetrante, no es posible. Porque dar la espalda a la verdad, es darme la espalda a mí misma y eso, sería definitivamente una locura.

 Me has pedido que ceda ante ti, sin volver la mirada atrás. Me has pedido que renuncie a todo cuanto esta realidad me pueda ofrecer, sin arrepentirme ni un sólo segundo. Me imploras que permanezca en ti, divisando el mundo desde <tu ojo> y sintiéndolo con <tu corazón>, sin reclamar nada. Que te brinde la voluntad de vivir, sin patalear, ni titubear ni lloriquear. Me pides fe, y cuando continúo pensando qué más puedo darte, me doy cuenta que al pensar, he dejado de dártelo todo. Entonces me abandono en ti. Totalmente desnuda para ti, reposo en el misterio, en el descanso y en el gozo de simplemente ser. Nada y Todo a la misma vez. Y si la impotencia o la rabia vuelven a hipnotizarme, al menos ya sé, que lo único que sucede es que he vuelto a olvidarte, lo que automáticamente me conduce a tu iluminado recuerdo. O para ser exacta, volver a recordar que yo, Soy porque No Soy.







♥ ♥ ♥